domingo, 5 de agosto de 2018

TUTORIAL SUELO DE MADERA

Después del fin de semana de sol y calor, que me hacían falta para cargar las pilas, vengo a contaros lo que prometí.

TUTORIAL DE SUELO DE MADERITAS

Lo primero es conseguir muchas maderitas del tamaño palo de polo. Como estamos en verano, podéis optar por atiborraros a estos helados e ir guardando los palos o ir directamente a las tiendas de chinos, donde los venden en paquetes, que es lo que hice yo.
Lo primero es empezar por una esquina y desde ahí ir avanzando. A mí me pareció en principio buena idea cuadrar primero la parte de la escalera, porque me parecía lo más difícil. 

Pero en la siguiente foto veréis que cometí un error, y tuve que despegar esta parte y empezar por la parte más cercana. ¿Por qué? Pues porque es lo primero que se ve cuando abres la casita, así que es lo que mejor tiene que quedar cuadrado. Y además, porque en la parte de atrás suelen ir los muebles contra la pared, por lo que si te queda un trozo más pequeño, más recortes o no "casa" algo, pues es más fácil taparlo, que si estos "fallos" quedan a primera vista, donde no podremos poner más que una alfombra que tape todo nuestro trabajo.

Como podéis ver en la foto, yo he utilizado cola blanca escolar para pegar las maderas. Como son un poco gruesas, usé unas tijeras grandes para cortarlas. No os preocupéis si alguna se os rompe, es lo normal, no somos perfectas. 

Lo que sí os recomiendo es no tirar ningún trozo hasta el final, porque cada línea debe tener las maderas de diferente tamaño a la anterior, es decir, que no deben coincidir ni los empieces ni los finales de ninguna tabla que vaya seguida. Así que todos los tamaños valen.
Si os fijáis en los suelos reales suelen tener el mismo tamaño, aunque los empieces y finales son diferentes para que no cuadren las juntas seguidas. Yo no he sido tan precisa, pero si queréis podéis probar a hacerlo así.

Una vez que están todas las maderas puestas, se ven unos agujeros que quedan muy feos, así que los he rellenado con pasta de madera. Se llama así y se compra en las tiendas de bricolaje. Es una pasta de color claro (también la hay en color oscuro) que yo he aplicado directamente con el dedo o con un palillo, rellenando todas las juntas. Aquí debajo podéis ver la diferencia entre aplicar o no aplicar la pasta de madera. Eso sí, es un proceso que requiere de mucha paciencia, pero las que estamos en este hobby sabemos que es una cosa de tiempo y calma para que todo quede bonito.


Una vez aplicada la pasta, se lija suavecito para quitar los posibles restos de pasta y para igualar el suelo.

Y después toca barnizar. Aquí entra en juego el gusto de cada una o el estilo que queráis dar a vuestra casa. Podéis utilizar barniz claro que solo de brillo natural a la madera, o barniz más oscuro que le de color y brillo. También hay barnices mate, que no dan brillo, aunque yo soy partidaria de que se vea el suelo como recién "encerado".

En mi caso, como la casita será estilo shabby y los muebles que tengo son claros, no he querido oscurecer mucho el suelo. Así que he aplicado una sola capa de barniz oscuro muy diluido en aguarrás. Y podéis ver el resultado en la foto de arriba. Quedan las juntas más oscuras y unos matices que a mí me han encantado para el estilo "desgastado" que quería crear. Por si tenéis dudas, este es el barniz que yo he utilizado.



Llegados a este punto quiero decir que esta idea de hacer los suelos no se me ha ocurrido a mí en exclusiva, y que después de empezar con el mío, he tenido 2 maestras que me han enseñado algunos trucos con los que he mejorado la técnica. Además me ocurrió un percance en casa, y he aprendido que el trabajo en las minis se acerca mucho al trabajo en las casas reales. Para muestra un botón (O una foto de cómo está el suelo de mi habitación ahora mismo).

Me despido, esperando que os haya sido útil este tutorial y si tenéis dudas, podéis escribirme debajo e intentaré resolveroslas.

Un besín y buen verano para tod@s

3 comentarios:

Zulueta E dijo...

AY, Cris, ese suelo tuyo! Espero que no haya sido gran cosa y pronto lo tengas perfecto, me horrorizan las obras en casa, sea cual sea. En las casitas esa parte que yo llamo "de albañilería" tampoco es mi preferida, pero puse un suelo como el que nos enseñas en una escena y resulta genial. Un poco de paciencia siempre trae una gran recompensa :)

Isabel Ruiz Alonso dijo...

Yo también utilicé esta técnica en los suelos de mi casita y me gusto mucho como quedaban.

BAUL COSITAS DE CRIS dijo...

Tenéis razón, no es una de las cosas que más me haya gustado hacer. Pero merece la pena por el realismo que le da a las casitas y lo bien que queda.
Este invierno me pondré con los del palacio, que serán más complicados, porque la ambientación lo requiere